Archivo de la categoría: ¿Todo sigue igual?

¿Todo sigue igual? HIPERMETROPÍA URBANA: La huella del sistema financiero

Artículo publicado el 15 de octubre de 2012 en El Inconformista N.º 11

Si alguien quiere hacer una tesis sobre el desmantelamiento de nuestra banca, aquí tiene un caso curioso para investigar: en la Pobla, el Banco Popular Español, todo un bunker, una referencia, imagen del conservadurismo bancario, ha dejado huella. Si no recuerdo mal, llevaría unos 40 años ahí, sirviendo como guía para orientar a la gente por el pueblo: “ves por ahí, donde hace chaflán el Banco Popular, echas a la derecha, y ahí está la panadería”, solían indicar los vecinos. Ahora nos hemos desorientado.

Han quitado los carteles rojos identificativos de la entidad, pero su huella, tras los años, ha quedado ahí grabada a fuego. ¿Por los siglos de los siglos? Se necesitaría una reforma integral de la fachada, y quizás otra del sistema bancario, otra vez, para hacer desaparecer esa huella, ese símbolo orientativo del pasado. Queda como un fantasma.

Los grandes iconos de la riqueza, los bancos, aquellos que algunos llegamos a creer que eran organismos públicos, que nos prestaban un servicio del cual debíamos estar agradecidos, han resultado pasar por el mismo rasero que cualquier empresa privada, gestión de recursos materiales, técnicos y personales. Y dejan huellas fantasmales.

Desmantelamiento del sistema financiero: augurio de un ciclo que empieza y termina en nuestra economía. Los grandes, los que protegían y velaban por nuestros intereses, caen como moscas, también. Quizás volvamos a tener el dinero bajo el ladrillo y los que se forren ahora sean lo que cubran nuestra seguridad en nuestros hogares en un futuro.

¿Qué nos depara éste? ¿Quién custodiará el vil, o bill, metal? Lo que sí está claro es que esta idea de negocio bancario empieza a estar en detrimento, nada mas ver lo que ha quedado de esta entidad en este lugar, reflejo de casi todos los pueblos de España.. Las cuentas no fueron, ni son, ni se prevén claras. Ni debe haber ni haber debe, el dinero debe estar, y punto pelota. La confianza de los consumidores y usuarios en estas entidades va a ser difícil de recuperar. Al menos la mía, por los siglos de los siglos: Amén.

Los Miopes, (Valencia)

 

¿Todo sigue igual? DISTRIBUCION DEL TRABAJO DOMESTICO

Artículo publicado el 21 de noviembre de 2011 en El Inconformista N.º 1

Mi interés por este tema es antiguo y se debe en gran parte a mi propia biografía y experiencia de mujer, no tanto por el hecho de padecer en mí los efectos de esa división social del trabajo, sino más bien, ante la perplejidad de que una discriminación tan evidente, se mantenga a lo largo del tiempo, con las profundas transformaciones que sin duda han ocurrido en las últimas décadas.

Los avances en el ámbito legislativo y en muchos aspectos de la vida social que han tendido a mejorar la situación de las mujeres de nuestra cultura y a reconocer la igualdad de derechos y oportunidades, como principios irrenunciables a las sociedades occidentales, no ha acabado con las desigualdades y discriminaciones en la práctica social.

Tal es así, pocos aspectos han perdurado y perduran de una forma tan inamovible como la asignación, responsabilidad y realización del trabajo doméstico.

Por otro lado, en determinados momentos, en las crisis económicas o en las necesidades estructurales para mantener el funcionamiento de la economía de mercado, ponen en cuestión la factibilidad de algunos de los elementos más innovadores del continuo proceso del cambio social, hay la tendencia históricamente repetida de reforzar los valores más conservadores y de revivir el orden social más convencional, como remedio infalible a todas las amenazas percibidas. En esta tendencia, las mujeres siempre son invitadas a considerar las ventajas de asumir el papel más tradicional, tanto para su propio bienestar, como para el de toda la comunidad y muy especialmente, para el de su familia.

Ahora mismo, encuentro claros indicios en las políticas españolas, como para identificar un renovado espíritu conservador, promotor y protector del hogar y la familia, una política más o menos intensa de privatización de los servicios públicos y muy especialmente de la sanidad que evidencia su confianza en la iniciativa privada para dar servicios de calidad y bajo coste para la administración pública. Espero que estas iniciativas no impliquen que volverán a ser las mujeres las que ocupen el lugar que el estado de bienestar va abandonando haciéndose cargo de enfermos, discapacitados, ancianos……..

¿Todo sigue igual? PONGAMOS QUE HABLO DE MADRIZ

Preciosa melodía de Joaquín Sabina, “allí donde se cruzan los caminos…”. En primer lugar, quiero dejar claro que la madre que me parió era natural de  la Villa y Corte. Era inevitable, por tanto, que un día cualquiera allá por 1.992, nuestro héroe se dirigiese, por motivos laborales, a Madriz. Se apeó del pájaro volador (bueno, por aquel entonces se trataba de un perro corredor…el galgo…no, el Talgo) y, en ese instante, el tiempo se detuvo. Instintivamente y, mientras observaba todo a su alrededor, con la cara que pondría un recién llegado de las Hurdes, iba sacando de su equipaje de mano una bonita boina…sí con pitorro en medio y, con un leve movimiento, la fue enroscando en su cabeza, efectivamente…Viriato ya estaba en Madriz. Su desembarco en la Estación de Atocha, de la que ignoraba cuántas plantas tenía y el montón de gente corriendo, subiendo o bajando mediante escaleras mecánicas lo tenía impresionado, tanto como   las tres interminables hileras de taxis que encontró a su salida. Sin embargo, cuando más impresionado quedó por esta gran estación ferroviaria fue cuando no tuvo más remedio que hacer un pis y observó con asombro que debía depositar una moneda en una máquina para poder “desalojar”, moneda que normalmente nunca encuentras a la primera, sobre todo cuando hay prisa.

Fue salir de la estación y acordarme del eterno debate clima seco/clima húmedo…pues, seco y todo hacía un frío del carajo, sensación que, aunque molesta… (siempre nos quedarán los calzoncillos de minero), no tiene comparación alguna con la sensación que he tenido al desplazarme allí en verano…esa sensación de que te están insuflando aire ardiendo por la nariz, sin dejar de lado el hecho de que el asfalto se derrite a tu paso…sí son los famosos “asfaltos movedizos” de Madriz. No hay que olvidar que se trata de una gran ciudad, que por supuesto a mí me recuerda a esas grandes partidas del Monopoly, donde todo el mundo intentaba comprar la calle de Atocha …¡iluso!, que si monto un hotel en Paseo del Prado…¡tonto!, no ves que ya están el “Palace” y el “Ritz” al ladito…En fin, como gran urbe que es, uno no puede dejar de pasear por sus impresionantes calles: por la calle de Alcalá…no, con la falda almidoná no, aunque como es tan interminable sí que es cierto que estuve tentado de comprar unos nardos para apoyarlos en mi cadera…siempre estaría más entretenido mirando la cara de los demás. Eso sí, si quieres andar no es como Valencia, que tú sigues, y sigues…allí de repente surge la Gran Vía, que parece el Tourmalet de la pendiente que tiene (aunque dicen que la peor es la cuesta de las perdices, yo por si acaso ni lo he probado). Sin embargo, para mí es todo un placer el hacer el recorrido inverso, es decir, voy hacia abajo y, con mi cara súper aerodinámica, con mi tocha y cuesta abajo me transformo en el Fórmula 1 del descenso peatonal, lástima que no se cumpla aquello de “tal que el nas…el compás”.

Se trata de una enorme ciudad que a Viriato le viene muy grande, y donde los pajaritos cantan, sobre todo en los semáforos cuando están en verde y, donde nuevamente Viriato se enroscó su boina y tardó aproximadamente unos tres semáforos en darse cuenta que Madriz no era la ciudad del mundo con más pajarillos por metro cuadrado. Sin embargo, si es verdad esa frase que dicen: “de Madriz al cielo”, efectivamente, dada la enorme contaminación que sobrevuela dicha urbe tienes más posibilidades de irte al cielo, al infierno o de reencarnarte en koala, según tus ideales. En Madriz tienes lugares emblemáticos como la plaza de España…próximamente plaza de Wang Jianlin, ese Sr. chino, con tanta pasta, que ha comprado el edificio España, así como el que compra un pisito y, que según los últimos rumores está pensando cambiar la estatua de Don Quijote y Sancho por un par de estatuas de los famosos guerreros de Xian, es lo que se conoce como la “chinalización” madrileña. También tienen el Retiro, no espiritual no, la Casa de campo, que uno piensa ¿será un chalet?, pero no…ellos presumen de que su tamaño es cinco veces mayor que Central Park en Nueva York, aunque sobre todo lo usan para echar cuatro “quiquis” por las noches… también presumen mucho de que tienen la “milla de oro”, aunque os juro que por mucho que he buscado no he encontrado ni una sola pepita. Bueno de oro…que alguna Josefa sí que habrá.

Es una ciudad que también impresiona por sus monumentos…quien no recuerda la Cibeles (como para olvidarla…pues no la vemos veces cada vez que gana algo el R.Madriz), la Puerta de Alcalá, ya podéis cantar eso de Víctor y Ana Belén: mírala, mírala, mírala, mírala…vale ya. Las famosas Torres Kio, sí esas inclinadas de la plaza Castilla, que dicen que son “la puerta de Europa”, con lo que considerando que una es de Bankia… ¿no sé qué es lo que encontraremos cuando lleguemos al W.C. de Europa?  Que digo yo que desde la torre de Bankia y aprovechando sus 15° de inclinación, sus 114 metros de altura y sus 26 plantas podían haber hecho “puenting” los responsables de las tarjetitas Black, al estilo del “anticristo” de la película “El día de la bestia”. A mí cada vez que las veo me da por imaginar a todos los preferentistas empujando hasta tumbarlas…con la banda sonora de “L’estaca” de Lluís Llach: segur que tomba, tomba, tomba… en fin, tantos y tantos sitios…el Palacio Real, el mercado de S.Miguel…pero, es en el centro, donde Viriato, nuevamente con su boina a rosca descubrió por qué hay que pedir un café “solo”, harto ya de tomar cortados y de intentar razonar con los reyes de la hostelería madrizleña, si los famosos “castizos de Quito”, da igual donde vayas, Mc Donas, Burriking… allí están ellos, con su sonrisa característica.

Pero a mí uno de los sitios que más me gusta es la Plaza Mayor, donde encontramos, no sólo la estatua de Felipe III (¡jopé! ya llevamos 3 palitos más), sino que entre lo más destacable de la misma esta su “Spiderman bolivariano”, no penséis mal, no está embarazado, simplemente es un señor que come mucho y se enfunda en unas mallitas para hacer posturitas cuando los turistas están receptivos. Esa plaza famosa en el mundo entero por su olímpico y buscado “relaxing cup of café con leche” de la gran Ana…solo superado por “el caloret” de la Rita en pleno “fiestón cazallero”. Por supuesto, no quiero olvidarme de la singular Puerta del Sol, donde Viriato después de ponerse su “tocado mágico” (vamos la boina) y tras un buen rato buscándolo, descubrió un mini oso yogui intentando comerse unos frutos de un arbusto/árbol…efectivamente, eran el oso y el madroño, ay cuanto idealiza la gente sus cosas. También descubrió el km 0, es decir lo que a Viriato le pareció, simplemente, un ladrillo “mu bonico” …cuanta incultura. De todas formas, lo que más me gusta de la Puerta del Sol es que es tan capaz de mantener tanto a los indignados del 15 M, manifestándose, acampando…como de ofrecernos su lado más lúdico cada Nochevieja, cuando nos amenizan con esos momentos mágicos del Ramonchu con su capita vampiresca y el modelito de cualquier Igartiburu, por ejemplo. Eso sí, todos los años como decía “Mecano” en su canción “Un año más” (venga abrimos el karaoke) “otra vez como el año que fue…”, se ve a montones de gente contenta con su champagne (bueno cava), sus gorritos y sus uvas, mucho rato antes de que, como siempre, nos expliquen mal el funcionamiento de los cuartos y las campanadas y… ¡venga a atragantarnos!, mira que no escarmentamos…

Uno de las cosas que más impresiono Viriato, con o sin boina, fue el metro de Madriz, cuando con su ingenuidad característica “de provincias”, dejo pasar un metro pensando que el siguiente, a las 8 de la mañana, vendría más vacío…podéis reíros de los empujadores profesionales japoneses…pero allí, hasta las abuelas llevaron a Viriato en volandas hasta el interior del metro…menos mal que, al menos, no se había equivocado de línea. Por el contrario, a las 10:30 p.m. y en la estación del metro de Atocha, otra vez el tiempo volvió a detenerse para el “tocado Viriato”, que sí, el de la boina. No había tanta aglomeración… ante los inmensos y estrechos pasillos solo se podía oír una serie de pasos solitarios: cloc, cloc, cloc, ante los que, las dos o tres personas que por allí deambulábamos, íbamos mirándonos de reojo y con la mano en la cartera, (sólo faltó una voz que dijera “tuto o muete”).

Pero, sin duda, además de que la gente siempre está dispuesta a ayudar a los que, como Viriato, tienen cara de perdidos, lo que más me atrae de esa ciudad…a pesar de todo, es su inmensa oferta cultural, desde el Prado, no, hay mucho borrego, como en todos sitios, pero me estoy refiriendo a ese extraordinario y enorme museo, que no te cansarías nunca de visitar, pasando por el Reina Sofía de arte moderno, el Caixa Fórum, donde siempre encuentras otras opciones, como grandes exposiciones de fotografía…también, puedo afirmar que he sobrevivido al Matadero madrileño, espectacular espacio artístico donde disfruté de una exposición de carteles de las “Guerrilla Girls”, un colectivo de artistas feministas que denuncian la desigualdad en el mundo del arte siempre con la cara cubierta con una máscara de gorila para llamar más la atención. Pero, por fin, en esta última visita, he podido disfrutar del museo Thyssen, si el de la “Tita, Tita, pon un coco”, que más que un coco ha puesto un huevo de avestruz… ya dicen que “tira mes un pel de figa que una maroma de barco”. La verdad es que nunca hubiera imaginado que me iba a impresionar tan gratamente. La única pega que le encontré es que nada más entrar te encuentras una serie de inmensos retratos, tanto de la baronesa y el barón, como de los reyes… no Felipe, no…sus padres, ¿o ya no son reyes? (que lio, en fin, como cobran igual), lo dicho son tan grandes que te dan una sensación como de, ¿inferioridad?, no, como si fueran a aparecer en cualquier instante “los cabezudos” para bailar con “los gigantes”.

De cualquier forma, y como dice una bonita canción de “Los Refrescos”, mucha gran urbe, mucha oferta cultural, pero al llegar agosto ¡vaya, vaya!… allí no hay playa, si podéis cantarla…ojo con la S.G.A.E.

Y, por último, Viriato volvió a enfundarse su entrañable boina a rosca, justo antes de preguntarse… ¿por qué los Leones del Congreso no tenían huevos?… ¿será porque las comparaciones con sus señorías son siempre odiosas?, aunque sólo sea en los casos que tienen que poner firmes a los bancos. Corre un extraño rumor al respecto que dice que allí nuestros diputados en lugar de la conocida frase de ¡No hay huevos!, se pican con esa otra de ¡Tienes menos huevos que Daoíz y Velarde juntos!…  ¡Grrrr! ¡Grgrgr!

(© Viriato, en cualquier w.c. de España)

¿TODO SIGUE IGUAL?: RESONANCIAS

Decir que desde el número anterior la situación ha estado llena de noticias impactantes es finalmente no decir nada. Pero resulta que no siempre tenemos la ocasión para hablar y no sólo opinar sobre lo que (nos dicen) sucede. No siempre tenemos el tiempo ni la paciencia para para plasmar y proyectar aquello que no podemos dejar de decir. Llegamos a pensar “Bueno, lo que yo pienso o pudiera pensar, sobre lo que pudiera hablar, ya lo ha pensado y dicho mucha gente así que pasaré a otra cosa” o bien “Ya expondrá otro lo que pienso por mí”. Bien, en realidad sucede que muchos hablan por otros, escriben por otros más que para otros. La diferencia estriba en que mientras unos intentan significar en moldes lo que no decimos y lo que pensamos, aquellos que hablan y piensan para otros, intentan la mayoría de las veces hacernos partícipes de su habla y pensamiento. Unos quieren significar y significarnos, otros quieren sugerir y sugerirnos. Creemos que El Inconformista se sitúa en éste lado; es más una puerta hacia otras estancias con otras puertas, que hacia un callejón sin salida o una autovía de único sentido y dirección.  Por eso invitamos a la responsabilidad de tomarse en serio – y hasta en broma – a uno mismo, porque haciéndolo nos responsabilizamos de nuestra voz y ponemos en marcha un plan de resonancia de la misma. No se trata pues de resonar al unísono; más bien de polifónicamente resonar con fuerza.

Es justo lo que intentamos hacer en El Inconformista.  Que es un diario plurívoco. ¿Qué quiere decir esto? Pues que está conformado por varias voces. No debemos confundir la plurivocidad con las diferentes firmas existentes en el diario. Cuando leemos igualmente “La voz del Inconformista” queremos decir justamente que es el soporte de un inconformista que, a la vez, es muchos. De tal manera abordamos la actualidad y su/el pasado, de tal forma nos enfrentamos al futuro, sea éste próximo, lejano, perpendicular, oblicuo o acrobático. Y es que cuando la actualidad que aquí se narra es otra actualidad aparte de aquello que se nos dice lo es, cuando decimos que se trata ya de una actualidad sub-mediática,  resulta que tenemos la necesidad – si no la obligación – de hablar. Un hablar a veces extraño, como si compartiésemos un código que desconocemos en gran medida pero que en última instancia es el que nos hace cómplices de otras voces. Así, todo periódico que se precie, que cuente intensivamente (y no sólo extensivamente) eso que llamamos realidad, insistirá en hacer hincapié no sólo en cuántos hablan, sino desde dónde lo hacen quienes tienen algo que decir intempestivamente.

Es por eso que seguimos invitando a participar en este diario, y que la actualidad no sólo sea rica en noticias masivas, sino que sea rica en voces. Tengamos tiempo o no, uno no puede evitar pensar en la actualidad (y como decíamos, en su futuro y su pasado).  Tampoco podemos desentendernos de esa voz que nos susurra justo cuando algo realmente nos importa y de la que incluso precisamente por su peso e importancia, queremos desentendernos y no problematizarnos. Pero es que se trata de recuperar la voz, o de modularla hasta que nos sintamos cómodos con ella y al fin, derramar la tinta del habla hasta el papel. Por ende, más que ser un problema la participación y cooperación en este diario, es la solución.

¿Todo sigue igual? EDITORIAL: ¿A DONDE VA LA RATITA CAPULINA? *

Artículo publicado el 15 de septiembre de 2012 en El Inconformista nº 10 

Prometer sangre, sudor y lágrimas como programa de gobierno, sin explicar ¿para qué?, tiene muchos riesgos. Entre otros sembrar el desánimo y la desesperanza en sectores importantes de la población. Para liderar es necesario capacidad personal y fuerza de argumentación

La crisis que estamos viviendo hace necesario el liderazgo y el consenso entre los dirigentes políticos. Sin información no hay posibilidad de movilización social contra la crisis. Independientemente de cómo se piense, es obvio que no se dan ninguna de estas características en los actuales dirigentes nacionales y autonómicos.

Se habla de rescates, una vez ejecutados, se habla sin decir verdad de los costos que suponen a la población. Cuando vamos por el segundo rescate para no asustar, se adjetiva como blando. ¿Cuál es la textura del rescate? ¿Cómo crema? ¿Quizás como turrón de Alicante?

La falta de información y la desinformación, trata de tener a la población desmovilizada, tienen miedo a la rebelión de los que no les han votado, pero también de los que lo han hecho y se sienten decepcionados.

¿Se puede quedar impasible cuando los que pagan la crisis no son los que la han creado? ¿Cómo va a quedar esta sociedad tras el empobrecimiento de la clase media y el aumento de las desigualdades sociales?

Es difícil explicar la naturaleza de la crisis, de hecho, no hay consenso, desde los que dan una explicación monetarista hasta los que hablan de causa ética. En todo caso en nívea, transparente, inodora e insípida, los que han saqueado los bancos, han derrochado los presupuestos, han estafado a los ciudadanos, todavía no se han sentado en los tribunales, no tiene caras.

Posiblemente como todas las cosas dela vida la explicación sea compleja y tenga muchos matices. Pero en la solución sí que debe quedar claro, que la destrucción del estado del bienestar, y la aplicación de políticas neoliberales agravan el problema.

Un ejemplo, la desprotección sanitaria de las personas con riesgos importantes, por criterios de ahorro. A parte de injusta es peligrosa para todos. También para los que viven en la calle Colon. ¿Se quiere volver a la época de los dispensarios antituberculosos?

Tenemos una derecha curiosa, se está regalando el patrimonio o se está vendiendo a precio de saldo, parece que no va con ellos.  En el caso de la sanidad, hasta el año 2000, el sistema se financiación en base a las cotizaciones de los empresarios y trabajadores. ¿Es lógico que se cedan a aseguradoras privadas que no participaron en la financiación?, y en todo caso, ¿El beneficio de estas empresas garantiza la calidad del sistema sanitario?

La necesidad de explicaciones también afecta a la oposición y a las organizaciones de los trabajadores. ¿Cuál es la alternativa? ¿Se ha llegado donde estamos si no hubiera existido un estatus quo?

 

Otro problema, es pensar que no hay que cambiar nada. Pensemos en la Universidad como uno de los sectores más dinámicos de la sociedad del conocimiento. ¿Cuántas tesis, tesinas, investigaciones se han hecho sin criterios de utilidad social y productiva? ¿Cuántas patentes han generado los departamentos? Y de estas, ¿Cuántas han tenido un desarrollo productivo?, ¿qué retorno ha tenido las fuertes inversiones en investigación de la etapa anterior?

Son muchas preguntas, pocas respuestas y sobre todas quizás la más importante: ¿Cómo van a acabar con el paro sin inversión?

Al desastre no se puede ir mirándose el ombligo, mientras se castiga a los de siempre. La gente termina dándose cuenta como en el juego de Capulina.

 

* La ratita Capulina era una atracción de feria muy popular en los años 50-60, consistía en un hámster que el feriante metía en una cesta y le daba vueltas, al grito de:

“La ratita capulina, salto que pega, premio que da”

Al levantar la cesta, el roedor se dirigía a una celdilla, cada una tenía un número, si esta coincidía con el que habías comprado ganabas un premio.

A pesar de la idea de juego limpio, unos pequeños granos estratégicamente escondidos eran suficientes para dirigirla, dado el extraordinario olfato de Capulina, a la celdilla correspondiente.

ESTACIÓN ESPACIAL INCONFORMISTA

Artículo publicado en El Inconformista nº 31 de julio de 2014

 Los años se cierran el 31 de diciembre, pero El Inconformista, por lo menos para mí, se cierra con el parón veraniego. El verano es un buen momento, no sólo para descansar y reflexionar; las vacaciones te permiten rebobinar, tienes un tiempo extra que puedes dedicar a no hacer nada, a realizar el balance del año, y por supuesto, hacer un viaje. Este año mi viaje es espacial/virtual, invitando a todos los participantes de esta locura de periódico, a subir conmigo a la nave espacial Karuk que tan bien pilota nuestra amada Roberta Taro. Será un viaje apasionante y muy entretenido. Tiene reseTodo sigue igual 1rva confirmada nuestra querida madre, Mambrina, que se preocupará de que todo funcione según las normas, que intentará que “El xiquet del pis de dalt” se comporte, que Viriato y María Valeska tengan un punto de encuentro dentro de su disparidad de opiniones, que Sin Disculpa nos susurre a todos al oído, que Fatum y El Pichilín Inquieto puedan reír juntos bajo la mirada de Futurpunk, nuestro filósofo particular. El Sacapuntas, con sus diferentes personalidades, haría buenas migas con Simbiótica, ahora en su México natal, o con Caliope, nuestra simpática historiadora.

En algún artículo ya he hablado de lo difícil que es hacer un viaje con amigos sin que la amistad quede tocada. Meter en la misma nave espacial a Rebelde sin Causa (nuestra compañera más veterana) con Monumento 2 y Ana (las más jóvenes de todos nosotros) puede parecer una osadía, pero aún resulta más difícil sentar juntos a nuestros ilustradores. Observar en un banco corrido a G. Alonso, La Cosa (ahora Cosilla), AmonRa (el más perfeccionista), S.G (con su sensibilidad argentina) y Samu (recién aterrizado) es algo que yo no pienso perderme. Por no hablar de todos los que pasaron por aquí y ahora no están, y permanecen en nuestra memoria; Patossa, Nadia… que en este banco o en este viaje serían el complemento perfecto.

Haría una invitación especial y espacial para todos los que llevan o han llevado una sección. Nuestro deportícrata, Carlos G, podría charlar con Ann Ónima y sus Cartas a la Abuela, arbitrados por Orlando de Irisca y su sección de poesía, que tanto echamos de menos y por Moska, redactor del Libro Indignócrata, en este momento en stand by. Y si no llegan a un acuerdo, nuestro Barólogo, Julio García, tiene argumentos de sobra para convencer a todo el mundo:  a BB y su gracioso de Facebook al cielo que tanto éxito tiene y a Los Miopes con su Hipermetropía Urbana que tan buenos momentos nos hicieron pasar. A los recién llegados, los pondremos en un espacio privilegiado, hablo de los chicos de sábado cine, o de Mar, o Salva, o Lkstro; compañeros recién aterrizados que nos ayudan a los veteranos a recuperar o recordar nuestros primeros pasos y esa energía que proporciona la juventud y los nuevos retos.

Contando con la pericia de Roberta en el manejo de los mandos de la nave, tenemos previsto hacer alguna escala para recoger a Valero de Luna, en Barcelona, a Monumento 1, en Pereira, a Delbou, donde quiera que esté, a Myxica, a Kriss en Niza. Pararemos en la Malvarrosa donde nos esperan Sigrid (Permanente Absoluta) y su peculiar sentido del humor, la pequeña Minerva, nuestra querida Mayca, La Alegría de la huerta y sus dudas permanentes, nuestro Inadaptado particular y a Jorge Corrales con su cálido acento cubano.

La última parada será Torrente, para recoger al Llumero y a Ann Ónima, nuestros representantes de la sucursal torrentina. No me olvido de las personas del departamento de logística, sin ellos La voz de la Indignocracia no sería posible: Juan (Fum Fum Foc) que ha maquetado los 33 Inconformistas publicados hasta ahora, Paca y Óscar, que corrigen todos los textos, Limousine que adorna nuestros artículos con sus estupendas fotografías, David que nos diseñó nuestra página web y nos la mantiene cada mes, y a todos aquellos que hayan podido quedarse en el tintero por mi falta de memoria.

La hoja de ruta a seguir es salir del planeta, mantenernos en la órbita terrestre, (sorteando la basura espacial que las superpotencias abandonan cada año), el tiempo suficiente para, con la perspectiva de la distancia, entender que nos está pasado a los terrícolas. Si las conclusiones finales demuestran que no hay solución, construiremos una Estación Espacial Inconformista, para lanzar la Voz de la Indignocracia al espacio sideral, con la esperanza que algún grupo extraterrestre nos preste la atención que los de nuestra especie nos niegan.

Los Inconformistas

¿Todo sigue igual? RADIOGRAFÍA

Artículo publicado el 15 de marzo de 2012 en el Inconformista nº6

Sumidos en una profunda depresión psicosocioeconómica, intentando encontrar un trabajo perdido, sobreviviendo al éxito que se impone desde las familias capitalizadas, en las escuelas, bajando la cabeza porque nadie se siente orgulloso de nadie; ni siquiera de uno mismo. Aterrorizados por las amenazas de un bombardeo nuclear americano, iraní, israelí. Gracias. En los hogares y en la calle todo se ha colado por el sumidero de la violencia llamada gratuita, por la envidia producida que produce más y más precariedad, más mierda en el cuerpo, por donde corr(o)e el alcohol y la insoportable representación del deber Ser. Desterrado el fracaso, no hay lugar para un sostenimiento de la paciencia, estamos llamados al “éxito” continuamente, todos por igual pasaremos a un segundo grado. Desterrados de un mundo en el que prácticamente es imposible concentrarse, nos disipamos de la peor manera: siendo disipados, no hay niebla, no hay bruma si quiera que sirva para esconderse y nos es difícil que a veces explicar que a veces deseamos quedarnos voluntariamente en la más profunda soledad.

El petróleo que mueve cielos e infiernos, las vísceras esparcidas por el desierto y el desierto que empequeñece (o que crece, pero que de todas formas no sabemos qué hacer con él). El dólar y el euro, misma moneda de cambio a cambio de sufrimiento a cambio de auto y alter-destrucción. O bien, la pérdida de todas las sonrisas, de todos los cajones de sastre, de un momento, por favor, de un respeto que se ha vuelto irrespetuoso, intolerante en su tolerancia. No nos sabemos seguros, desde nuestros pies hasta la Antártida, todo tiembla bajo el peso de los muertos que llevamos sobre nuestras espaldas, que choca con la infantilización de las sociedades, que martillea deslices, que vuelve a recolocar todo en su sitio, donde nos sentimos un poco menos inseguros y donde transcurrido un tiempo, surge otro miedo, otro pánico. Imposibilidad de escribir, demasiada información, colección de datos y signos tan abiertamente descifrables que pasan desapercibidos y se cuelan entre neurona y neurona y a la hora de su verdad, sabotean las sinopsis, o las manipulan a su antojo, incapaces de hacer frente a una locura que no puede durar, que queremos creer que no debe durar más, y que ya es aplastantemente normal. Encendemos el televisor y no nos dicen nada.

Todo se reduce a una especie de “simplemente callad de una maldita vez, callad y ved, porque este es el pan nuestro de cada día, el que nos ganamos con la sangre de todas y cada una de nuestras heridas, pan putrefacto, pan mohoso, pan rancio, duro”; En cada batalla contra-sistemática perdida individual se pierden mil vidas que no volverán, en cada desolación, una muerte planea sobre la escena, no estamos ante un teatro, somos el teatro; nos dicen actores, agentes económicos, capital humano, porcentaje de respuestas, índices, unos absurdos abdómenes, unas grotescas tetas, glúteos completamente lisos, sin una arruga que muestre vida, porque la vida pasa entre al menos una estría, entre una vena y la piel. Sonrisas perfectas y dientes blancos para qué, si sonreír no cotiza más que para una buena entrevista de trabajo, para un contrato con el banco, para pedir y esperar que de la lámpara salga algún genio que se acerque y nos ofrezca un cheque en blanco.

Futurpunk, (Valencia)

¿Todo sigue igual? EL MORO MUZA

Artículo publicado el 1 de marzo de 2012 en el nº Especial Primavera Valenciana

 El triste rey Abdala al llegar a Padul volvió los ojos a mirar por la postrera vez su ciudad Granada, y no pudo contener sus lágrimas, y dijo alkuakbar… y dicen que la Reyna su madre le dijo: “razón es que llores como mujer pues no fuiste para defenderla como hombre”. Historia de la dominación de los árabes en España. I820, José Antonio Conde.

Cita clásica utilizada hasta la saciedad y ejemplo de lamento tras un fracaso. No excesivamente justa ya que las tropas habían sido vencidas en terreno abierto. Una vez bien pertrechados en el interior, el rey Abdala oído los consejeros decidió hablar y negociar la rendición. Solo el valiente Muza decía que todavía era temprano, que no estaban apurados todos los recursos, ni había el pueblo hecho ningún esfuerzo, ni había tomado las armas de la desesperación que en ocasiones valen las victorias.

Esta disyuntiva entre los criterios dominantes, el mal menor y la acción capaz de revertir lo llamado inevitable, forman la duda sobre el resultado de las acciones humanas en situaciones de crisis.

Lo curioso de la situación actual es que el resultado de la batalla, se decide previamente al enfrentamiento. Es algo así como si la opinión general de un resultado, condiciona éste y nos permite ahorrar esfuerzos ante lo inevitable. En símil futbolístico es salir vencido ante la reconocida supremacía del contrincante.

Y de pronto un hecho mínimo y una acción coercitiva desproporcionada encienden la llama que trasciende y supera el anterior movimiento de indignación que deja su equidistancia entre partidos, para convertirse abiertamente en oposición a la política social y económica del PP.

Su aparición en Valencia, puede interpretarse en relación con factores desencadenantes previos, relacionados con el clima de degradación moral y de corrupción en el PP, y a la falta de alternativas de la oposición con posibilidades de éxito. Alternativa de gobierno que se convierte en una necesidad higiénica, pero en abierta contradicción con la voluntad popular que concede mayoría absoluta al PP.

El análisis de las causas de esta situación supone un trabajo específico, no obstante, sin entrar en sus etiologías, parece plausible que la falta de alternativas de cambio (la interpretación del PP considera que el apoyo en las urnas supone un cheque en blanco a sus políticas cada vez más agresivas hacia el sector público) han podido suponer un factor determinante para el estallido.

Es difícil caracterizar este movimiento que en su denominación ha pasado del primitivo y cabreante “indignación ” al positivo y esperanzador “primavera” más en consonancia con la tradición sesentaiochesca.

Curiosamente ha perdido una de las características que el ideario pepero le achaca, en concreto ser “antisistema” por lo menos en su acepción de marginalidad para convertirse, en un movimiento de masas contra la política de recortes sociales y antirrepresivo.

También el PP ha cambiado, de una cierta y ambigua posición de comprensión con los indignados que facilitaba la desmovilización electoral, a una abierta oposición con argumentario incluido, a decir la verdad muy poco elaborado y con tufo del pasado “tontos útiles de la izquierda” y “lo que hay que hacer es dejarse de historias y a estudiar” (el entrecomillado es mío).

El futuro y su repercusión política es un enigma. Las movilizaciones y la incorporación de miles de jóvenes son importantes a la hora de crear un espíritu de resistencia, pero no es suficiente para revertir la tendencia conservadora.

Existen ejemplos, de que, si no se ofrece por parte de la oposición, una alternativa creíble, votable que permita la regeneración política y el prestigio institucional, de manifestación en manifestación y de barricada en barricada podemos caminar hacia la repetición de la mayoría absoluta del PP. Ejemplo, la victoria del partido gaullista por amplio margen después del mayo 68.

Sergio (Valencia)

 [adtr1]

¿Todo sigue igual? España ¿Quo vadis?

Artículo publicado el 15 de noviembre del 2014 en El Inconformista nº 34

El próximo día 15 de noviembre se cumple el tercer aniversario de la publicación del primer Inconformista y del Gobierno de Rajoy. En el otoño del 2011 salió el primer número, coincidiendo con las Elecciones Generales en las que el Partido Popular ganó por mayoría absoluta.

Este editorial aparecerá, tres años después y en los días siguientes a la parodia de consulta de CIU en Cataluña. Consulta o lo que sea, cuyo único motivo ha sido poder salvar el culo electoral de ese partido.

A esa consulta trampa acuden entrampados IC-IU. En un primer momento plantean no ir a votar y convertirla en un acto de protesta, para pasar a plantear votar, introduciendo un SI y un NO, ya que el acudir a las urnas supone un acto de protesta. Es increíble el oportunismo y la estulticia que esa solución encierra ¡Si Don Santiago levantara la cabeza!

A un sector de la izquierda en España le parece moderno y progresista la independencia de Cataluña, mientras la de La Padania en Italia le parece parafascista por no querer subvencionar la Italia del sur, cuando los argumentos son similares.

Ómnium Cultural de la Carme Forcadell, se erige como factótum, con técnicas ciertamente eficaces basadas en la experiencia de la lucha por la democracia en los últimos estertores de la dictadura; al fin y al cabo, para ellos es lo mismo, se trata de luchar contra la opresora España.

Los resultados han sido poco determinantes más allá del triunfalismo de los organizadores. Los que han votado a favor de la independencia, tampoco la pregunta era clara, no se diferencian apenas del techo electoral de los partidos secesionistas.

En la esfera nacional, el PSOE está en un proceso de renovación que parece que está dando sus frutos, al menos la encuesta última del CIS de noviembre refleja un aumento discreto en la intención de voto. Sin embargo, su recuperación es demasiado lenta y exige cambios de política más radicales para que pueda ilusionar a sus votantes más allá del cambio de caras.

“Podemos” es “Podemos”, un partido o lo que sea que, sin programa electoral, organización y sin propuestas claras, se convierte en el de mayor intención de voto. ¡Por algo será! Y daría para muchos artículos. En todo caso su valor es innegable, lleva a votar a miles de jóvenes y no tan jóvenes a las urnas, lo cual tiene un gran mérito.

¿Todo sigue igualPor último, el PP, ¡ay, ay el PP!, ¿dónde está? Ni siquiera atiende los requerimientos mínimos de la acción de Gobierno. Ante la situación de Cataluña no ha movido ni una pieza. En ajedrez, si no mueves las fichas no pierdes la partida, pero puedes ser descalificado por tiempo.

Es precisamente esa falta de acción de Gobierno, representada por D. Tancredo Rajoy, uno de los mayores problemas de este país, más incluso que la corrupción en su partido, que ya es decir.

Se puede argumentar que sí la ha ejercido: las privatizaciones, la propuesta de la ley del aborto, las tasas judiciales, la ley más reaccionaria en educación, el desmantelamiento de la investigación (uno de las mejores herencias de Zapatero) … Tienen razón, pero cuando se plantea la necesidad de “acción de gobierno” nos referimos a la defensa de los valores democráticos y de convivencia, a la necesidad de vertebrar este país, España, haciéndolo más fuerte y liderando en Europa un frente anti-alemán, que frene la miseria que las políticas lideradas por ese país han generado en toda Europa. Y por supuesto la acción de gobierno necesaria hubiera sido consensuar políticas comunes que, manteniendo las diferencias ideológicas, hubieran unido al país para salir de la crisis. Justo lo contrario a la actuación sectaria y reaccionaria que se ha seguido.

El problema no es el bipartidismo. Una recuperación del voto del PSOE es buena para la izquierda de este país, también la recuperación de IU y desde luego, la bienvenida a Podemos, que cuando concrete sus programas de gobierno, más allá de las asambleas, se pueda hacer una reforma constitucional, pactada con todos, también con el PP y las Comunidades Autónomas, que establezca un nuevo marco de referencia.

Esta reforma del Estado tiene que ser integral. La fórmula federal parece la más sensata en el marco jurídico europeo, y tiene que garantizar y salvaguardar, como bien constitucional, la sanidad y la educación pública para todos, y evitar los desmanes provocados en esta última etapa.

Ahora ya sabemos gracias al PP el dolor, las desigualdades y el retroceso provocados por las políticas neoliberales. Es necesario un cambio no solo de gobierno, también de ciclo, donde los valores de la solidaridad y el progreso vuelvan a estar presentes.

¿Todo sigue igual? Hipotecas y desalojos

Artículo publicado el 15 de noviembre de 2012 en El Inconformista nº 12

 

A estas alturas no cabe la menor duda que las entidades financieras han abusado de la falta de preparación, de la buena fe y escasos conocimientos jurídicos de la mayoría de ciudadanos que firmaban hipotecas con cláusulas abusivas, ignorantes de una legislación durísima sobre ejecuciones hipotecarias.

Las más de 400.000 familias desalojadas de sus viviendas en los últimos años y las trágicas noticias que se han producido en los últimos días han hecho que la ciudadanía reclame un cambio urgente de esa legislación. Lo que inicialmente solo estaba en la actuación de movimientos más o menos marginales (15M) se ha convertido en una oleada unánime de malestar ciudadano. Los 47 jueces decanos de España han suscrito un acuerdo contra la legislación hipotecaria tildándola de “lacra social”.

Parece que los políticos han reaccionado y tienen la intención de reformar la ley hipotecaria, reconociendo la desigualdad entre las partes y que por tanto hay que hacer correcciones y, lo mejor de todo, reconociendo que la sociedad tiene razón. No está de más recordar que estos mismos políticos (PP y PSOE), rechazaron, en la pasada legislatura, hasta en tres ocasiones, la dación en pago.

Lo que resulta totalmente inadmisible es que, mientras se salva a los bancos con miles y miles de millones, estos hagan oídos sordos al clamor popular y, no sólo no usen ese dinero para facilitar el crédito a familias y trabajadores, sino que se quedan con él y aceleran los procesos de desahucio, por más que ahora se rasguen las vestiduras y paralicen dichos procesos. Un poco tarde, ¿no?

O ¿es que los bancos no tienen suficientes pisos (vacíos) a lo largo y ancho de “la piel de toro” que necesitan más? ¿no sería mejor para todos -incluidos los bancos- buscar una solución del tipo: los bancos no acometen los desahucios, ¿permiten a sus moradores permanecer en sus pisos y con los pisos vacíos que tienen en cartera establecer un sistema de alquileres asequibles a familias con bajo o nulo poder adquisitivo?

En ese sentido, actuaciones como las protagonizadas por plataformas como “Stop Desahucios” o la PAH (y no los políticos y banqueros) han propiciado que, ante la gran alarma social, se hayan paralizado cientos de ejecuciones hipotecarias y que, aunque tarde, los poderes económico, político y judicial se planteen seriamente acabar con una ley de 1909 a todas luces injusta, obsoleta y, si nos apuran, anticonstitucional.

Esto demuestra, una vez más, que las movilizaciones sociales, la unión de la ciudadanía contra quienes nos están tomando el pelo, es muy útil y se hace absolutamente necesaria. O, como diría algún nostálgico, EL PUEBLO UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO.

 

Indignócratas (VALENCIA)