Archivo de la categoría: Cuadernos Charnegos

CUADERNOS CHARNEGOS: Sobre lo que pasa en Cataluña.

Guion para cinco artículos que no escribiré (o sí)

 

-¿Donde están los órganos de poder en Cataluña?

No están en el Parlament que han convertido en un órgano superfluo. En los últimos años apenas ha legislado otra casa que no sean las herramienta forma les del asalto al poder, ya ni se reúne. Dado que tienen la mayoría absoluta (en escaños), según su lógica, podrían cerrarlo o incluso quemarlo, al fin y al cabo es su casa, como lo es Cataluña entera. Tampoco está en el “govern”, que se limita a gestionar el día a día, y no se entera de la misa la mitad.

Están en un comité semiclandestino de 6 o 7 capos, compuesto por el president, el vicepresident, los presidentes de la ANC y Ómnium, y algún cerebro en la sombra. Auxiliados por un estado mayor reducido, oculto, de capitanes altamente preparados, todos altos cargos de la administración de designación directa, con gran efectividad y muchos, muchos, recursos. Algunos de ellos fueron detenidos por la guardia civil el 20 de septiembre y puestos en libertad.

-En Cataluña “som dos nacións”

El 8 de octubre, en Barcelona, con la tremenda manifestación por la unidad con España, quedó demostrado lo que hasta entonces solo se podía suponer, que hay dos Cataluñas diferenciadas. Los charnegos, y algunos que no lo son, por primera vez de forma masiva, salieron a la calle a chillar que existen, y a comprobar que no están solos, tenían muchas ganas de hacerlo. Fue una auténtica catarsis, una fiesta. Nada volverá a ser lo mismo.

-“Som dos millons”, palmo más o menos.

Muchos independentistas han mamado el nacionalismo en casa, así como la hispanofobia que le es consustancial, y aunque sus padres o abuelos fueran franquistas, más o menos entusiastas, mantenían en algún grado la llama nacionalista. Son unos dos millones desde hace décadas, con ligeras fluctuaciones, en ocasiones con algunos añadidos de aluvión. La famosa “máquina de hacer independentistas”, creo que hay que entrecomillarla a la espera de mayor perspectiva y de lo que puedan decir los sociólogos. Son un grupo relativamente homogéneo, casi todos son catalanoparlantes, de clase media para arriba, muchos son funcionarios de la Generalitat o de servicios públicos, la mayoría de los docentes más que estar con ellos se podría afirmar que conforman la nervadura del “proces”, por supuesto es suyo todo el mundo rural, y también todos los empresarios y ejecutivos de las empresas proveedoras y concertadas de la Generalitat, que en Cataluña tienen un gran peso social y económica, muchas de ellas son del 3%.

Tienen en contra mayoritariamente a los trabajadores, sean charnegos o emigrantes, castellanoparlantes y metropolitanos en su mayoría, también a las grandes empresas y el capital financiero. La llamada burguesía catalana, hace tiempo que no existe, las burguesías son ya internacionales, las familias ricas en su mayoría se han arruinado, las que no tienen socios de muchos sitios, viven en Madrid, o cualquier otro sitio, o están a caballo entre aquí y allá.

Esos dos millones de incondicionales los tienen encuadrados tanto la ANC como Ómnium Cultural, tanto monta, en red, viralmente, vía whasapp. Están entrenados, son disciplinados, y entregados. Son una máquina de guerra.

-En las guerras modernas la intoxicación informativa es un arma poderosísima.

La guerra de la información la tiene ganada el “procés”, ni el estado ni los constitucionalistas están a la altura. Miman a la prensa extranjera, y la teta procesista proporciona “relato” a los suyos casi a diario, o varias veces en un día, cuando la cosa está caliente, dan alimento argumental y todo tipo de bulos tóxicos con los que debilitar al enemigo, en forma de textos, fotos, dibujos y chistes, que se propagan viralmente. Los dos bandos lo hacen, pero en su caso se diría que tienen un staff, un generador de tóxicos.sobre lo que pasa en cataluña 3

-“Es la crisis imbécil”

El factor fundamental que hace mutar al nacionalismo en independentismo, no es, según es su relato, ni el lío del “estatut”, ni la sentencia del Tribunal Constitucional. Es la crisis, las drásticas “retallades” de Artur Mas, el 15 M, los incidentes que acompañaron a la huelga general en Barcelona, y el “follón” de orden público que se vivió con el asunto de Can Vías. Fue el pánico de los convergentes a las consecuencias de la crisis, y al auge de los antisistema, lo que tiró del caballo a Don Arturo, dándose un golpe en la cabeza al parecer, y viendo el resplandor de la independencia. Desde entonces hay paz social, la calle es del “procés” con sus coros y danzas para toda la familia, la brigada antidisturbios de los mossos se aburre soberanamente, y los antisistema están en el Parlament, feos, pero por el momento mansos.

Ya no hay tanta crisis, pero esto ya no hay quien lo pare. Veremos en qué acaba, pintan bastos.

Valero de Luna (Barcelona 15 de octubre del 2017)

 

Sucedió en Ripoll

Los de fuera de Cataluña poco saben sobre Ripoll, algunos catalanes tampoco mucho, pero saben al menos que es un lugar de mucho valor histórico y simbólico para los catalanes de verdad, los que lo son de corazón. Ripoll es “el bressol de Cataluña” (sí, el bressol, la cuna, el lugar donde duermen los niños). Es un bonito lugar, en el prepirineo, rodeado de montañas, con 10.000 habitantes, debe su fama al monasterio de Santa María, que tuvo en su momento un importante papel en la colonización de tierras de conquista y en la difusión de la cultura. Se conserva un pórtico precioso del siglo XII, que es el conjunto escultórico románico más importante de Cataluña. Pero la cosa no acaba aquí, el monasterio lo mando construir el famoso conde Wifredo el Velloso, del que según parece somos “fills” los catalanes (o deberíamos serlo, yo personalmente soy hijo del butanero). Según la leyenda de “las barras de sangre”, referida por primera vez en el siglo XVI, se atribuye el diseño de la seña de Aragón, la cuatribarrada, a la mismísima mano de rey francés Carlos “El Calvo”, del que eran vasallos los condes de la Marca Hispánica, quien tomando la condal sangre que manaba de la mortal herida recibida en feroz batalla, arrastró cuatro dedos sobre un escudo dorado (sangre y oro, mejor diseño imposible), con lo que queda demostrado el origen catalán de la enseña, cosa que los maños niegan y les cabrea sobremanera. El hecho de que el conde Wifredo naciera cuando Carlos el Calvo llevaba veinte años muerto, no quita valor a la leyenda. También se le atribuye la fundación de Cataluña al haber agrupado, por designación del rey francés, la titularidad de los diversos condados de la Marca, aunque luego sucedieran uniones y desuniones, y otras muchas cosas, y aunque a Cataluña la empezaran a nombrar mucho más tarde. Sí que fue fundador de la dinastía a la que se llamó el “Casal de Barcelona”. En Ripoll se enterraba a los condes de Barcelona y de Besalú.

Eso es Ripoll, ¡casi nada!

Los moritos, que sin necesitar arma alguna, masacraron todo lo que pillaron por la Ramblas y en Cambrils, en plena crisis independentista, y que terminaron por ser abatidos, eran nacidos en Ripoll. Al parecer eran buenos chicos, perfectamente catalanizados, con trabajo, aficionados al futbol y hasta alguno independentista. ¡Hay que joderse!, “¿cómo se entiende eso?”, “l’hem fotuda”.

No voy a suponer que yo lo entienda, pero me atreveré a sugerir algunos ingredientes locales del contexto, y a apuntar algunas de sus consecuencias

-Para que nos hagamos una idea.

En Ripoll en las últimas elecciones autonómicas, las supuestamente plebiscitarias, votaron casi el 80% de la población, en primer lugar a “Junts pel si” con 6480 votos, siendo el segundo Ciutadans con 670. ¡Casi nada!

-En Ripoll están traumatizados.

Conozco Ripoll como turista, y no conozco a nadie de allí. Pero creo conocer a la Cataluña profunda. Para mí que allí los marroquís no deben de sentirse muy a gusto por muy integrados que estén. Tampoco creo que estén a gusto los andaluces o los latinos, quizás en algunos aspectos menos todavía, pues hay indicios para suponer que los nacionalistas prefiere los a marroquís o a los asiáticos (lo negarán siempre, por supuesto), porque a estos les da igual una lengua que otra, y porque son más conformados (y supongo también, porque no toman alcohol ni escuchan rumbitas o reguetón). Para mí que Ripoll es el pueblo más cerrado y aburrido de Europa (o de los 10 primeros, no vayamos a exagerar), excluyendo los suizos, por supuesto.

Moros y cristianos coincidieron en afirmar que nunca lo habrían pensado de esos muchachos. La comunidad musulmana declaró que el famoso imán, en sus sermones decía “lo normal”. La primera preocupación del Ayuntamiento fue auxiliar social y psicológicamente a las familias de los terroristas muertos, y evitar la islamofobia. En los actos posteriores se vieron pruebas conmovedoras del hermanamiento entre las dos comunidades. Lo cual es sin duda loable, pero ¿no suena un poco a sentimiento de culpa por parte de todos?

-Cataluña es “país de acogida” (quien diga lo contrario es un resentido españolista y un fascista, deduzco que debe de ser mi caso).

La idea de que somos acogedores viene de lejos, pero en los últimos meses, en los mismos meses en los que la vieja hispanofobia ha llegado a niveles delirantes, se ha vuelto un dogma como si fuera de la Santa Escritura (véase en El inconformista de marzo, mi texto La fiesta del “volem acollir” http://elinconformista.org/cuadernos-charnegos-la-fiesta-del-volem-acollir/ ). ¿No suena un poco a sentimiento de culpa?

– “No tenim por”.

Tras el ataque yihadista, el 26 de agosto hubo una gran manifestación. Pensareis que era unitaria y apolítica, contra el terrorismo y en apoya a las víctimas, yo también lo pensé, y la mayoría de los asistentes. Pues no, os equivocáis, y nos equivocamos casi todos. En complicidad con los organizadores, la Generalitat y el Ayuntamiento de Ada Colau, la Asamblea Nacional Catalana (supongo que sabéis quienes son, y sabréis de sus muchos medios y de su tremenda capacidad organizativa) repartió entre los asistentes miles, o decenas de miles, de carteles contra el rey y el gobierno español, el más celebrado decía “nosotros ponemos los muertos, vosotros las armas”, las esteladas ya las traía cada cual de casa, Ellos mismos estaban encargados del servicio de orden (zorros cuidando el gallineros), con lo que urdieron la foto que les interesaba, la del Rey rodeado de esteladas y de gentes que lo insultaban. Se apropiaron de la manifestación sin pudor alguno, una vez más engulleron limpiamente una causa popular y de todos, su gula es insaciable. Supongo que eso es lo que quieren decir cuando hablan en nombre del “poble”, y cuando reivindican la libertad de expresión.

El relato, en la manifestación y en las redes, era más o menos el siguiente: “la culpa de la muerte de nuestros muchachos de Ripoll la tiene España y el Rey, porque venden armas a los árabes” y las consignas principales eran “contra la guerra, contra la islamofobia y contra el Rey” Donde dice guerra léase Aznar, es decir Rajoy, donde dice islamofobia léase España (como se dijo aquí somos “acollidors”), y donde dice Rey léase estado español. No hubo apenas menciones a las víctimas ni a los verdugos.

La bonita consigna la de “no tenim por” supuestamente surgida espontáneamente, pensareis que se refería a la amenaza yihadista, pero no todo es lo que parece, “astutamente”, bajo mano, se referían al estado español, estaban calentándose la boca a costa de unos asesinatos en masa, puesto que casualmente ahora “no tenim por” es una de las consignas que corean en su golpe de estado institucional, o si se prefiere, de su insurrección contra el orden constitucional.

Personalmente me pareció repugnante, tuve que irme, experimenté además como una premonición de lo que iba a acontecer en Cataluña, un flas funesto.

Volveremos a sufrir ataques yihadistas, pero eso ya a nadie le importa, estamos en otra pantalla. Los homenajes han sido para nuestros policías, sanitarios, bomberos, etc. Nadie se acuerda de las víctimas, turistas en su mayoría, las escondieron bajo la alfombra, se sabe poco de quienes eran, donde han enterrado a los que murieron, o cuantos siguen graves.

Así son los que quieren liderar una República Catalana.

Socorro España, ayudadnos.

Valero de Luna (Barcelona, 16 de septiembre)

 

Cuadernos charnegos: La fiesta del “volem acollir”

A decir verdad tienen virtudes que deben serles reconocidas. Los nacionalistas no tienen apoyo suficiente de los catalanes, ninguno en el plano internacional, no tienen la razón de su parte y van en contra de la historia, por lo menos de la historia del progreso, pero hay que quitarse el sombrero ante sus estrategias publicitarias, son buenos, realmente buenos. Su publicismo, no es causa suficiente  de su éxito, me refiero al de lograr conducir en dirección al abismo, cantando himnos y flameando banderas, a mucha, muchísima gente avanzada, normal e inteligente, pero sí que es causa necesaria, imprescindible, ya que es lo que inocula el relato, la poética, la emotividad necesaria al  “proces”  (con la mismo efecto mágico con el que el agua embotellada se transmuta en naturaleza virgen y salud, y hasta adelgaza).

En los tiempos gloriosos del Pujol triunfant, hicieron una extravagante  campaña publicitaria, sin ninguna otra medida complementaria, con el eslogan que diu “prou accidents”, logrando que multitud de coches llevaran una pegatina con esa rogativa,  supongo que dirigida a la Mare de Deu, quien por supuesto, que yo sepa, desoyó las suplicas, pero que sirvió para demostrar que había mucha gente presta a seguir las consignas del amo, por tontas que fueran, por lo menos si la causa era buena.

No es cosa nueva, la propaganda ha sido la nervadura de todos los nacionalismos, como de otros muchos movimientos de masas, es un clásico citar a Goebbels como un maestro de la propaganda (los judíos conspiran para dominar el mundo). El nacionalismo no solo pretende representar totalmente al pueblo sino que a poco que pueda  engulle toda reivindicación y toda causa popular, sea la crisis, el paro, el déficit de infraestructuras, el peaje de las autostopistas, las listas de espera en sanidad, el bajo rendimiento de la enseñanza, etc, es muy fácil, no hay masque echar la culpa al otro. Son omnívoros, todo es alimento para ellos. Tampoco hacen asco de las mentiras, todo lo contrario, las proclaman y publicitan, engordan con ellas, logrando así convencer a mucha gente de que  OMO LAVA MÁS BLANCO (de que somos el pueblo más democrático, emprendedor y pacífico de Europa,  o de que Franco no ha muerto, la guerra de sucesión fue una guerra entre España y Cataluña, España nos roba, etc.). Total, acurre que también se han apropiado, como no, de la causa de los refugiados, sin rubor alguno.

El sábado 18 de febrero hubo una manifestación multitudinaria en Barcelona, aquí y en ningún otro lugar, 160.000 según la Guardia Urbana. El tema era los refugiados. ¡Quién es el canalla que no está por causa tan justa y solidaria !, yo no, por supuesto, ni tú probablemente. ¡A la calle que ya es hora…!, pues. Tremenda manifestación, no tan numerosa como las del 11 de septiembre, pero sí una de las gordas.

 Hete aquí que la causa y la manifestación fueron limpiamente devoradas por el independentismo, por la jeta, supongo con la complicidad de un comité organizador que no se ha quejado. La maquinaria la tiene bien engrasada: TV3 a tope, la Asamblea Nacional Catalana y su tremenda capacidad organizativa (ya sabéis, el partido único, el órgano de masas subvencionado del régimen, una especie de Secretaría General del Movimiento; lo viejos ya me entendéis), y sus centenares de voluntarios. Acudió el Govern casi al pleno, y los organizadores fueron recibidos en su palacio por nuestro amado líder el gran Cocomocho. La consigna más proclamada fue “volem acollir”. Quedaba implícito que quien impide el “volem” es Madrit, de hecho casi linchan moralmente a Jordi Évole por insinuar que también había culpas locales (la verdad es que no se bien qué pasa para  que no lleguen los refugiados, ni aquí ni a otros muchos sitios, pero me huelo que culpa hay para todos, y para la UE para la que más).

A nadie se le escapa que en la situación de Cataluña aquí nada es casual ni inocente, a pocos meses de las fecha del prometido choque de trenes (también llamada revolución de las sonrisas, ¡habrase visto tamaño fraude y  cursilería!). Querido lector, repite conmigo: volem acollir, volen acollir… ¿a qué te suena?: quizás uno sea un paranoico pero a mí me suena mucho a “volem votar”, la consigna del referéndum pasado y  futuro. No me extenderé en lo impropio del término “volem”, expresión de voluntad, de subjetividad, de emotividad (no es que los refugiados tengan derecho a ser acogidos, sino que yo tengo la necesidad de acogerlos), del mismo modo que se argumenta como prueba de que somos una nación, que “nos sentimos una nación”, o que es “la voluntat d’un poble”.

Fue una mani sabatina de ambiente festivo, a la que una vez más bajaron de los pueblos, se veían bastantes esteladas y todo tipo de consignas. Pero la consigna más flipante, y bastante abundante, venía en unos carteles rojos en los que se leía “contra las fronteras…. desobediencia”, que a mi parecer estaban fuera de lugar y es tremenda tontería. ¿Qué habría que desobedecer para poder acoger a los refugiados?. No hace falta ser muy paranoico para relacionar esto con las consignas insurreccionales independentistas  (desobedecer las leyes, a los tribunales, y  a Madrit: independencia pues).

En resumidas cuentas se han marcado un tanto, una nueva performance publicitaria, un acto gubernamental en virtud del cual al parecer queda demostrado que somos un “sol poble”, una nación unida con gran capacidad de movilización, que a diferencia de la “resta” del estado somos tierra de acogida (siempre que adoptes la lengua y la identidad que impone el régimen), y que estamos listos para el “volem desobeir”.

Fue la más grande manifestación europea sobre la causa de los refugiados ( otro Guinness), con lo que queda proclamado, urbi et orbe, lo que se quería anunciar:

                                               Volem acollir, ergo som collonuts

Valero de Luna (Barcelona)

Por fin se conoce la naturaleza de Dios. Dios es un perro caniche como el que tiene tu suegra.

Peter Singer, mesías y predicador de la “liberación animal”, deja bien claro que no se trata de que sean amantes de los animales, como quienes dan de comer a los gatos callejeros para desgracia de los pájaros urbanos, sino que se trata de un principio ético por el cual las especies animales somos iguales, siendo lo que nos iguala la capacidad de sufrir, es decir se trata de una ética que parte de que nos identifiquemos con los animales, como hacen los niños, y suframos porque ellos sufren. Singer lo acompaña de descripciones terroríficas sobre lo que hacen los científicos con los animales de experimentación y lo que ocurre en granjas y mataderos. Sus seguidores amenizan las redes sociales con imágenes “gore” sobre animalitos sanguinolentos, de las que es difícil sustraerse a la emoción asesina por la que matarías al matador. Con el mismo truco nos parten el corazón los benditos antiabortistas con imágenes de fetos descuartizados, en Navarra le llamaban Ferminico.  Al parecer los animales, tanto como el feto Ferminico, son nuestros semejantes.

Se trata, según Singer y sus seguidores, de la continuación lógica de las luchas por los derechos civiles de los negros y las mujeres, y sobretodo de las luchas por la abolición de la esclavitud. Combaten el “especismo” antropocéntrico, o primacía de la especie humana sobre las demás especies, como se combate el machismo o el supremacismo blanco, y luchan por la abolición de la esclavitud animal. Es muy claro y muy sencillo: la consigna de “no discriminación” incluye la no discriminación en función de su especie, (una buena noticia para las ratas, no se si dar también la enhorabuena a los mosquitos).

            De lo que proponen se deriva, me parece a mí, una nueva era, un superhombre superético, que modificara todos los conceptos, usos, costumbres, tradiciones, fiestas y ritos que nuestra especie viene sosteniendo, al parecer erróneamente, desde centenares de milenios, que de triunfar transformará nuestra alimentación, el ecosistema y la economía. Se supone que la humanidad ha llegado a tan altas cotas de desarrollo económico y cultural, y a tal grado de eticidad, que ya lo que toca es liberar a los animales.

Reconozcamos que no somos ni dioses ni ángeles, somos mortales de una especie que desaparecerá en su momento. Ciertamente somos animales, incluso algunos tirando a “pedazo de animales”. Pero nuestra diferencia con los animales no humanos es tan abismal que igualarnos es un disparate.  Que reconozcamos en algunos animales conductas que nos sorprenden por lo “humanas” que parecen, o que nos enternezcamos viendo imágenes de cachorrillos, no nos puede ocultar, lo extremadamente sofisticado de nuestra conducta, de la sociedad y de la cultura, hasta extremos de que podamos construir poderosas realidades imaginarias, e incluso extravagancias tan depuradas como el propio animalismo. Como animales somos cuanto menos un poco raros.

No quiero decir con eso que esa diferencia nos autorice a ser crueles con ellos, pero las razones éticas y estéticas del “no deber serlo”, no proceden del animal mismo, de un derecho suyo, sino de mi, de mi capacidad reflexiva y de los principios culturales y éticos en los que habito. No es que el animal tenga derechos, sino que yo tengo principios (cuando los tengo), que no parten de la igualdad sino precisamente de la diferencia. ¿Qué cosas son crueles o no para con los animales?, salvo determinadas prácticas de ensañamiento, la respuesta está en el campo de lo discutible y variable según momentos y circunstancias, y según las diversas culturas, entra en el campo de lo opinable, no de lo obligado por la ley. Los animales no tienen capacidad de elección, solo tienen necesidad (algunos de ellos no dudarían en matarnos si pudieran), no tienen ética, ni pueden ser culpables de sus actos. Nosotros también nos movemos por necesidad, pero además, dentro de un contexto social y cultural dado, podemos decidir y tenemos responsabilidad. Para ello tenemos una emoción específica, refinada, tenaz y eficaz, la culpa. La cadena trófica, la vida y la muerte, sufrir o hacer sufrir, a los animales les viene dado sin más, sin distanciamiento, su dolor no es nuestro sufrimiento puesto que nosotros podemos reflexionar, tener conciencia e incluso sufrir por otros. Para nuestra especie resulta “natural” y moral, que los incluyamos en nuestra cadena alimentaria, como prescribe nuestra biología, gracias a ello hemos sobrevivido, ellos no dudarían en hacerlo. Resulta justo que los controlemos, y pongamos a nuestro servicio como se viene haciendo de siempre, puesto que no hay ni reciprocidad ni paridad posible.

Una posible explicación del desvarío animalista, puede ser como consecuencia de nuestro abandono tan rápido y reciente de la naturaleza salvaje como el hábitat cotidiano e inmediato. Antiguamente se convivía estrechamente con los animales, tanto los domésticos como los de crianza o de carga, así como de una amplia variedad de animales salvajes que podían suponer un peligro. Desde niños se aprendía a conocerlos, cuidarlos, alimentarlos, dominarlos, adiestrarlos, sacrificarlos, y a protegerse de ellos si se diera el caso, y los varones a iniciarse en la magia, aventura, y peligros de las artes de la caza, con o sin perro como auxiliar. Se aprendía también a aprovechar al máximo los productos animales, sobretodo en una dieta sana y suficiente. Conocimientos complejos,  trasmitidos por generaciones, de los que dependía la subsistencia y la pervivencia. En cambio para la mayoría de nosotros los animales pueden ser o pobres domésticos desterrados de su hábitat y neurotizados, o los que vemos en los documentales de la tele, o en dibujos animados en los que hablan como personitas. Estamos tan distantes de la vida animal que hemos perdido la referencia “natural” con ellos.  Imaginaros lo que pensaría un guerrero Masai de la ética animalista.

¿Y que le decimos a tu suegra de su perrito caniche al que quiere como a un hijo, y que le ayuda a sobrellevar su vida? Dile que hace bien, que son muchas las gentes que se benefician de la convivencia con animales. Y que si se le muriera y le pusiera un altarcillo con flores, fotos y velas, como muchos hacen con sus hijos muertos, que no se sienta culpable, no está haciendo una religión animal, sino un duelo, una metáfora, no a todos los perros, sino a ese perro que quería “como si” fuera de la familia, y quizás con ello también hace también otros duelos. Pero dile también que desconfíe de los animalistas, que aunque le puedan parecer amantes de los animales como ella, cuando hablan de derechos de los animales no lo dicen como una forma de hablar, un “como si” los animales fueran personitas, sino que lo dicen como lo dicen los creyentes, que humanizan a los animales haciéndolos su religión, su ídolo o su “caniche de oro”. Que pretenden llevar a cabo una larga lista de prohibiciones en virtud de la cual todos, por uno u otro motivo, seremos pecadores, incluso los amantes de los animales, y que esperan convertirnos a todos en veganos.  Que son fanáticos religiosos violentos en ocasiones, tanto como los antiabortistas. Que como estos, el suyo no es un punto de vista tan legítimo como otros, sino se tienen por moralmente superiores, iluminados por la verdad con derecho de ir prohibiendo, insultando, acosando y provocando.

 

Valero de Luna (Barcelona)

 PD: Éramos pocos y parió la mula animalista.

Y yo me pregunto: 1- ¿De donde sale esta gente? 2- ¿No tienen mejores motivos para andar molestando a la gente? ¡No será por falta de causas para militar! Como diría aquel, el hombre tal como hoy lo entendemos es un invento reciente, los Derechos Humanos están reconocidos desde hace poco, además no están garantizados más que para una minoría de nuestros hermanos de especie, y están amenazados para todos.  ¿Tiene sentido proclamar la “liberación animal” y los “derechos animales”? Quizás los siglos futuros traigan cosas más raras, pero será si logramos sobrevivir y si salimos de la que se nos está viniendo encima, que va a ser larga y dura. ¡No es cuestión de andarse con tonterías!, digo yo.

Animalicos que lo son ellos.

Mi consejo es que leáis el programa electoral de los animalistas PACMA , merece la pena:

( https://pacma.es/wp-content/uploads/2016/06/Programa-electoral-elecciones-generales-26J-2016-castellano.pdf ).

Os haré mi resumen por si os diera pereza leerlo, también os regalaré un titular y una apostilla.  

¡Amigo, no te lo pierdas!: 

           Se creará una Ley marco de protección animal, una fiscalía especial, un observatorio contra el maltrato animal, la figura del defensor de los animales, y una dirección general de bienestar animal. Las políticas contra el maltrato animal serán transversales en todos los órganos del estado, se formará a los cuerpos y fuerzas de seguridad en los derechos de los animales y el maltrato animal, se tipificarán los delitos de maltrato y se acompañará de campañas sobre el tema dirigidas a la población, también se creará un registro público de los inhabilitados para tener animales por los delitos cometidos.

           Se prohibirán todo tipo de espectáculos que utilicen animales, incluido por supuesto los espectáculos taurinos, así como la caza, la pesca deportiva, las granjas peleteras, las de foi gras, la experimentación con animales, los zoológicos y los acuarios, estos dos últimos se reconvertirán en santuarios animales.

           Se creará, a cargo del erario público, una red estatal de santuarios animales donde se recogerán a los animales abandonados y a los “rescatados “. Habrá ayudas públicas para gastos veterinarios

          También se desarrollarán un conjunto de medidas contra la violencia doméstica de los animales que no podrán ser atados, enjaulados, ni sacrificados, en el futuro se llegará a prohibir su compra o venta,

           La protección incluye a las “denominadas especies invasoras”, Oposición a las matanzas de animales como método de control poblacional.

          Habrá planes de evacuación de animales en caso de catástrofes.

           Se establecerán nuevas legislaciones sobre granjas industriales y mataderos.

Aumentará la presión fiscal y las inspecciones a las granjas y ganaderías, limitándose las autorizaciones para creación de otras nuevas. Se prohibirán campañas institucionales de promoción del sector y se harán campañas sobre los beneficios de las dietas sin productos animales.  

Va en serio, no me lo invento, compruébalo tu mismo. Y sacaron más votos que UPyD. 

En resumen, son básicamente un calco de las medidas contra el maltrato infantil, recogiendo algunas ideas del maltrato de género, y un conjunto de disposiciones, por el momento disuasorias, con el objetivo de que seamos todos veganos.

 No se trata pues de que los animales sean nuestros hermanos como diría San Francisco de Asís, se trata de que son niños, son nuestros hijos amenazados por el depredador humano.                        

                     

 ¡Qué gran verdad! ¿Quiénes se comerían a sus hijos después de cebarlos y descuartizarlos? ¿Quiénes los maltratarían, abandonarían en caso de catástrofe, o los lidiarían, despellejarían, atarían, enjaularían, o los sacrificarían si estuvieran enfermos? ¿Quiénes no los querría ver protegidos por jueces y policías, y por el presupuesto público, la sanidad, etc.? ¿Quiénes aceptarían que se calificara a sus hijos de peligrosos, o de especie invasora, quiénes no los defendería por más feos, molestos o peligrosos que fueran? Solo los psicópatas desalmados harían semejantes animaladas, solo los verdaderamente peligrosos y rabiosos, quienes deben ser fichados, perseguidos, y encarcelados.

Hecho a faltar en su programa medidas para erradicar expresiones que degraden, discriminen, o menosprecien a los animales del tipo de “eres un bestia”, “comes como un cerdo”, “eres más cobarde que una gallina”, “más tonto que un burro”, “despreciable como una rata”, etc. que utilizamos tan frecuentemente y tan a la ligera. 

Un animal es un hijo pequeño, por lo tanto, es tan sagrado e inocente como el mismísimo Niño Jesús. Cómo es posible que desde que existimos como especie, y aún antes, pudiéramos estar tan confundidos, ser tan monstruosos y carniceros. Demos gracias de que se nos abran las puertas a la luz y la verdad, confesemos pues nuestras culpas y arrepintámonos (y alimentémonos de verduritas, que es más sano).

Valero de Luna (Barcelona)

 

PD: No dejes de leer el siguiente capítulo titulado “Por fin se conoce la naturaleza de Dios. Dios es un perro caniche como el que tiene tu suegra”.

CUADERNOS CHARNEGOS. Rufián, eres el más grande.

Nuestro héroe, Gabriel Rufián Romero de 34 años de edad, es hijo de emigrados de Andalucía y criado en el barrio de Fondo de Santa Coloma de Gramanet, tradicional geto de charnegos, ahora en concurrencia con vecinos de múltiples nacionalidades; pues bien, si hasta hace poco más de dos años era un perfecto desconocido y sin actividad política,  a día de hoy es una estrella mediática, y cabeza de lista  por ERC en el parlamento de Madrid en las últimas elecciones, haciendo pareja cómica con  Joan Tardá, Rufián hace de payaso listo y Tardá hace de tonto y patoso, lo hacen bien.  Desde que en febrero del 2014 fue abducido por la nave independentista lo han ido paseando por los plató, ferias y plazas públicas como siendo el más gallardo, guapo, y ocurrente ejemplar de charnego integrado, un mirlo blanco del independentismo, no debieron de encontrar otro, ese es su mérito.

Rufián es ciertamente heroico. En ocasiones narra lo arduo de su labor colonizadora, como si se tratara de un misionero en tierras de infieles, pero asegura recibir la recompensa del ciento por uno cuando en Hospitalet o en Santa Coloma llena los auditorios de un publico fervoroso (me gustaría saber quienes y porqué van). En sus bolos también gusta por los pueblos del interior con la “gent de la terra”.

Rufián es lenguaraz, incisivo, guapico él, algo rojillo, radical como lo sería un seminarista de Vic, y un buen orador popular (quizás nos hemos perdido un buen Alejandro Lerroux). Es medio poeta, de poesías sencillas pero que llegan al corazón, habla con imágenes, y gusta de referir anécdotas personales y de su familia, sigue pues los cánones de la cultura popular de los tiempos en blanco y negro.  Arenga en castellano y en función de que esa es su lengua (una novedad en el marketing nacionalista), su discurso viene a ser más o menos el siguiente: “ mis padres vinieron de Andalucía con lo puesto, tras esfuerzos y penurias han alcanzado la gloria y el don de la catalanidad, la mejor herencia que  pudieran darme, es por eso, en gratitud a ellos y a esta tierra, que lucho por la independencia”  (www.youtube.com/watch?v=ErRXnFJGlCw ). Un charnego maíf, descontextualizado, el buen charnego que hubiera imaginado un catequista de los años 60 (¿Pujol quizás?), la prueba viviente de que a pesar de ser algo sucios, malhablados y gandules cuando tienen buen corazón pueden llegar a integrarse, (un “pastoret”, vamos, para que nos entendamos).

Como no le falta ingenio al muchacho os regalaré con una perla de su cosecha: “La legalidad española hay que violarla como Rosa Parks violó la legalidad negándose a ceder su asiento a un blanco”. ¡Qué majo! Pero ha logrado liarme, a ver si me aclaro: si en el símil los catalanes son los negros marginados por los españoles que son los blancos, según eso, ¿de qué color seríamos los charnegos que somos a su vez como los negros de esos negros? ¿quizás unos cuantos seamos opresores blancos haciéndonos pasar por negros, y el resto rufianes buenos (¿blancos?)   haciendo méritos en plan Tío Tom para ganarse el derecho a ser catalanes (¿negros?).

El rufián que nos ocupa, es bueno francamente, representa muy bien la fantasía lúbrica que satisface el sueño identitario del catalán “pata negra” (en realidad solo son la minoría que detenta el poder). Pero ha habido y hay,   otros muchos rufianes menos logrados pero que también merecen ser citados: El inefable President Josep Montilla, cordobés, que el propio Rufián utiliza como prueba de que en Cataluña no hay xenofobia ( como recordareis en el 2010 siendo President tuvo que salir por patas cuando encabezaba una manifestación con el lema de “som una nació”, que se transformó en la primera gran demostración independentista; fueron a por él, a darle, y se tuvo que esconder con sus guardaespaldas en un parking), pobrecillo Montilla. O Justo Molinero, taxista de Santa Coloma, la misma ciudad de Rufián, que se ha hecho rico con Radio Teletaxi y otras emisoras en andaluz y para los andaluces, gracias a su alianza con la Convergencia de Pujol. Sus emisoras a la hora de las noticias conectan con la radio oficial de la Generalitat, un tipo listo. O Francisco García Prieto, durante décadas presidente de la Federación de Entidades Culturales Andaluzas de Cataluña,   que organiza el evento anual más multitudinario, la Feria de Abril, solo comparable con los festejos del 11 de Septiembre de los últimos años, un hombre de Pujol, campeón de la integración, y que como este anda dimitido y también procesado por embuchacarse unos dinerillos, un espabilado.

En mi opinión cuando ponen a nuestro Gabrielillo en los carteles estelares no es para arrastrar votos castellanoparlantes, creo que raros serán los que se identifiquen con su figura. Creo más bien que representa esa figurilla que les faltaba en el pesebre político catalán, la del “pastorcillo charnego”, que postrado de hinojos ofrece un corderillo al niño (nación) recién nacido (caganers tienen de sobra, desde Messi a Lluis Llach pasando por la Ferrusola).

Nuestro rufián si está en el estrellato es para acallar la mala conciencia de los que proponen que en su república ideal el castellano deje de ser lengua oficial, los que se pueden poner rojos de ira cuando escuchan la posibilidad de que en el sistema escolar se introdujera también como lengua vehicular la de la mayoría de los catalanes, los que propagan por todos los medios a su alcance ideas negativas de España, lo español y los españoles, los que piensan que los andaluces viven de los impuestos de los catalanes, etc.. Para acallar la mala conciencia que tienen los “catalanes viejos” después de décadas de xenofobia. Los rufianes proporcionan una coartada al independentismo en su negación de motivos inconfesables, reafirmándoles en su supremacismo, en la idea de que aún siendo minoría representan los intereses generales de todos, que su republica será también la nuestra. Necesitan rufianes que les hagan palmas, porque a decir verdad últimamente los veo algo chuchurridos.

A lo dicho:

“Rufián eres el más grande y el más torero”, (y el independentismo es ridículo).

Valero de Luna (Barcelona)

CUADERNOS CHARNEGOS. A cherokee lost in Barcelona

El día en que dimitió Artur Mas “El Astut”, a principios de enero, tuve la fortuna de contemplar en directo como era aclamado mientras hacía un paseíllo a pié rodeando la plaza de Sant Jaume, saludando con ambas manos levantadas, a una multitud, femenina en gran parte, que gritaba histérica a su paso, como si de mi admirado Jesulín se tratara. No vi que le lanzaran bragas ni sujetadores al paso como solían agasajar al de Ubrique, pero debió de haberlas a juzgar por la sonrisa de estrella odontológica que irradiaba. Pero eso no fue lo mejor de esa tarde afortunada, sino que ocurriera que de pura chiripa, confiriéndole a la tarde una hermosa dimensión surrealista, a su vez otra multitud distinta, ajena del todo e ignorante de los loores independentistas, ocupando cosa de un tercio de la plaza,  celebraban un mitin en el que los chiitas protestaban por la ejecución de un clérigo chií ocurrida pocos días antes  en Arabia Saudita (http://www.lavanguardia.com/internacional/20160102/301153910322/nimr-al-nimr-clerico-defendia-chiitas-arabia-saudi.html).

Tan tranquilos estaban allí estos manifestantes con sus mujeres embutidas de negro, mientras oradores vociferantes echaban sapos y culebras por la boca, y conjuraban venganzas morunas contra la familia Saud, según deduje de sus voces exaltadas y gestos hiperbólicos, pues la verdad es que lo proclamaban en árabe, según creo. Como comprenderéis yo había optado por adherirme a esta manifestación, de causa más justa y saludable que la otra. Así estaban las cosas, los unos ajenos e ignorantes de los otros, componiendo una estampa de Cataluña más fiel de la que suele mostrar la prensa (por cierto, de los pobres manifestantes chiitas se olvidó del todo la prensa que los contabilizaron haciendo bulto entre los pijos independentistas), cuando sin previo aviso se nos vino encima una cohorte de mossos en tromba que se abrían paso sin ningún miramiento, a empujones y a codazo limpio para que nuestro astuto toreador de la patria completara la vuelta al ruedo. Imaginaos el follón y el desconcierto, pero los sumisos chiitas sin chistar siquiera abrieron un corredor para que pasara el Astut y su guardia mora. Solo cuatro mentecatos autóctonos nos permitimos la gozada de insultarlos hasta quedar afónicos, por sus malos modos, y por el exceso de autocomplacencia de la  estrella mediática.

Pues bien, el Astut se fue, o hizo como que se iba, dejando puesto a dedo en su asiento un noi de Amer (Gerona), personaje desconocido, como recién salido de un relicario nacionalista, un auténtico cheroqui de las reservas nacionalistas (antes carlistas), de los que apenas quedan. Mientas, su astuto predecesor anda refundando su partido y haciendo honor a su perspicacia, pues acaba de comparar al “poble català” con el pueblo judío en su lucha por su libertad. ¡Paf y paf!, y se quedó tan “descansado” el hombre. Conozco a alguno que por estas declaraciones lo calificarían sencillamente de “tontolaba”, cosa que yo por supuesto no haré, soy gente educada.

No conozco a nadie que haya estado en el Amer, el pueblo de Puigdemont, ni había oído nombrarlo antes de la designación del nuevo President, pero he hecho algunas indagaciones.

Se lo explicaré pues a ustedes:

Amer, con 2250 habitantes está en una bonita comarca entre Gerona y Olot, es decir donde Cristo perdió el trabuco por ahí por las guerras carlistas, allí donde los agravios de la pérfida Castilla nacen a puñados bajo las coles. Una depurada reserva de las esencias indígenas, auténticos cheroquis de campo como conservados en formol. En Amer en las últimas elecciones autonómicas, aquellas que dijeron que serían plebiscitarias, de 1447 votos emitidos 1.130 fueron para Junts pel si (el frente independentista) y 103 a la CUP, más independentistas que los otros si cabe, mientras que solo 55 lugareños se atrevieron a votar PP, 36 a Ciutadans, hostiles ambos al independentismo, y 62 votaron al PSC que no se sabe muy bien donde están, pero muy probablemente la mayoría de ellos eran forasteros o descendientes de estos.

¡Casi nada! Bingo. No creo que ningún otro pueblo de Cataluña supere a Amer (Gerona) en patriotismo, seguro que muchos lo igualan, pero ninguno lo supera.

Los que nos movemos a diario por el metro de Barcelona (apostaría que los de Amer nos tienen por sucios y malolientes), hijos y nietos de emigrantes la inmensa mayoría, y mayoritariamente castellanoparlantes, no hemos conocido nunca, o pocas veces, a alguien así, es decir a nacidos en las reservas, tan auténticos, tan naturales, y tan catalanes ellos, probablemente nos los hemos cruzado en la calle sin poder distinguirlos (quizás los que vean la TV3 tengan más noticias de ellos). Supongo que son los que llenan nuestras avenidas cuando el régimen organiza las romerías del 11 de septiembre. Probablemente nos parecemos a ellos en muchas cosas, pero también puede ser que nos parezcamos más a los que van en metro a diario en Madrid, París o Nueva York en el tipo de voto que emitimos, y en nuestra visión del mundo, que no a nuestros más próximos amerenses.

Pues bien, el President, el gran jefe “Mocho Sentado” es fill d’Amer, y nunca se ha ido muy lejos de la comarca. Además de iniciarse en la “Escola Catalana” como todo hijo de vecino, supongo que también lo hizo como otros niños de las reservas en el “esplai parroquial”, la catequesis, las colla de “diables”, de geganters, o sardanista, y luego en el excursionismo, etc es decir en todos los recursos de encuadramiento infanto-juvenil del régimen (pun, y pun, subvención sobre subvención que te casco). Con 17 años ya era de las juventudes convergentes (pun), y no mucho después se le fue encendiendo, a la par que el fervor por la patria, la que será su gran vocación, la de ser periodista del régimen, en decir subvencionado (pun).   Como con la fundación, entre otras cosas, del diario digital Catalonia Today, lo recomiendo, (http://www.cataloniatoday.cat/), dedicado a hacer propaganda independentista en inglés (modernos que somos), que actualmente edita su señora, y que según voxpopuli entre el 2004 y el 2014, recibió 12,5 millones de mis impuestos para su hucha (pun, pun y pun, uno sobre otro, por si parecían tontos).  No se le ha conocido ninguna otra dedicación hasta los últimos años en los que hizo de alcalde de Gerona, y presidente del AMI, (Asociación de Municipios por la Independencia, que agrupa al 82 % de los municipios de Cataluña, entre los que no hay ninguno de la comarca del Barcelonés, y que suman el 43% de la población) (pun, parrapun, toma subvención) un especie de consejo de jefes tribales, quienes serán, según la fantasía de algunos, los que proclamen la república catalana en nombre de la voluntad popular, dado que el Parlament, infestado de traidores y pusilánimes, nunca lo hará.

Y así, china chano, pun pun parrapun, patim patam, fen patria,  se haya “Sentado” en el trono de la corte de Barcelona (redoble de timbales). Ni siquiera estudió en Barcelona, que lo hizo en Gerona, al lado de casica, es decir que supongo conoce mi ciudad de venir a manifestaciones, o a pasar el cazo y recibir instrucciones. Me gustaría hacer la prueba de dejar solo al gran jefe “Mocho Sentado” en el barrio de la Sans de Barcelona, pongamos por caso, por no decir en la Trinidad, y ver como se nos pierde, admito apuestas.

¡Cataluña, estás fatal¡¡Qué lástima!

Valero de Luna (Barcelona)