Archivo de la etiqueta: Monumento

ROJIGUALDA

Es un buen momento para hablar de banderas después del despliegue que mis conciudadanos han hecho en los balcones estos últimos días.

Reconozco que me cuesta ver la bandera de España en los balcones sin que piense automáticamente en la derecha más rancia, y no es justo porque se supone que es un símbolo que nos agrupa a todos, pero a mí me recuerda al dictador que obligaba a gritar ¡Viva España!.

La historia nos dice que la elección de los colores de la banderita se resolvió mediante un concurso, ordenado por Carlos III a su ministro de Marina, que ganó la rojigualda por ser los colores más llamativos en el mar. La bandera naval se convirtió en nacional durante el reinado de Isabel II y ha ido cambiando su escudo según los que mandan. La versión que incluyó el águila de San Juan, por orden de Franco, fue la peor.

El dictador y el pajarraco desaparecieron hace más de cuarenta años, aunque algunos, que echan en falta el aguilucho, aun ondean aquella bandera.

Las glorias deportivas han ayudado a darle un nuevo espíritu deportivo, de celebración, pero ahora que el país está revuelto con el asunto catalán, han salido a los balcones con un simbolismo político, de división, de sentir la patria como los que ya tuvo.rojigualda 1

A la enseña española le sobra herencia histórica y quizás le falta un poco de publicidad o de marketing como la norteamericana, que nos la venden como el sueño americano y adornan nuestras camisetas haciendo publicidad de un país que permite la venta de armas, entre otras muchas cosas. El que algunos partidos de extrema derecha se hayan apropiado de ella y ondeen banderas con aguiluchos en sus concentraciones, no ayuda a que sea más popular.

Quizás algún día podamos desplazar metonimias de los símbolos y descartar los fantasmas del pasado y miremos la bandera española como lo que es y no como lo peor que fue.

 

¡QUE BUEN OJO TENGO!

El mundo es un caos. Y los humanos nos sentimos muy desorientados en ese embrollo. Necesitamos ordenarlo. Así que tenemos una especie de casillero mental donde lo vamos clasificando todo. Una vez esa idea ya tiene su lugar en nuestro cerebro, nos gusta mucho ir apuntalándola. Nuestros ojos escudriñan la realidad sólo buscando los datos que validan nuestras certezas, y pasan totalmente por alto las informaciones que las contradicen. Por eso, en parte, creemos tener tan buen ojo con la gente, sin darnos cuenta de que nuestro ojo tiene una parte ciega.

No podemos evitar seleccionar la información y es muy difícil no crearnos expectativas. Afortunadamente, si conocemos nuestras tendencias podemos ir suavizándolas. Sabemos que nuestras neuronas están programadas para darnos una impresión muy rápida del extraño que tenemos delante. Si, de entrada, nuestro corazón nos dice que se trata de una buena o mala persona, podemos intentar ser conscientes de esa sensación inconsciente y matizarla con más datos que vayamos recabando sobre la persona.

La primera impresión, la surgida del inconsciente, no la hemos de desechar. Tenemos que escuchar los murmullos de nuestro inconsciente, pero matizarlo con los datos de nuestra conciencia, con más lentitud, vaya recopilando.

Nos gusta gustar. Y encima, a todo el mundo. Paradójicamente, ese deseo puede ser culpable a veces de que no caigamos bien. Lo primero sería extirparnos del cerebro esa ridícula idea de agradar a toda costa. Con el deseo de gustar, en una mano, y con la certeza del determinismo de la primera impresión, en la otra, no es fácil mantenerse tranquilo cuando vamos a conocer a alguien y podemos cometer muchos deslices.

El error por excelencia es “la actuación”. Cuando actuamos puede haber una especie de disociación entre lo que decimos y lo que comunicamos por vía no verbal. Nuestros gestos y nuestras palabras no bailan armoniosamente. Y esa incongruencia es algo que no pasa desapercibido al inconsciente de nuestro interlocutor. Ser nosotros mismos, la autenticidad, es lo mejor para causar una buena primera impresión.

Sin embargo, lo de ser auténticos es un consejo que nos suena fatal si no nos gustamos. La raíz de la primera impresión que causamos a los demás se encuentra en la impresión que tenemos de nosotros mismos. Dejar de preocuparnos tanto por la imagen que proyectamos y ocuparnos más de cómo estamos con nosotros mismos puede ser un sabio camino.

Monumento

TAURO 20 Abril – 20 Mayo

 

El deporte al aire libre será un tónico excelente que le ayudará poco a poco a recuperar el tono vital y las ganas de relacionarse. Recomendamos los distintos ayuntamientos de los diferentes pueblos de la comarca. Serán fáciles de localizar ya que están tomados por las fuerzas del orden.

Tenga cuidado, no le hagan callar… y seguro que no le dejaran sentarse en el suelo ni crear grupos de tertulia de mas de tres personas en ninguna de las plazas de la zona

 

  • Día de la Suerte : 15 de Mayo
  • Amor: ¡¡¡ Amemos la indignación !!!
  • Salud: ¡¡¡Viva el “repago” !!!

VIOLENCIA DE GENERO

Ahora mismo, cuando estoy escribiendo esto, escucho en la radio una noticia de otro crimen de una mujer a manos de su pareja.

Siempre podemos fijarnos en la parte positiva y valorar que muchos de estos hechos han dejado de ser invisibles. Que el número de víctimas ha descendido en el año que acabamos de dejar atrás. Que ya no son considerados noticias para la sección de sucesos de los periódicos. Que ya se considera una problemática social de amplio consenso, una realidad que no es aceptable y sobre la cual cabe intervenir.Violencia de género

Para encontrar una solución a esta lacra es imprescindible realizar un análisis en profundidad de cuáles son los motivos. Un mayor compromiso por parte de los poderes públicos. Modificar los roles tradicionales, causa de todas las modalidades de violencia y discriminación contra las mujeres.

Velar porque las leyes sean justas, porque las actuaciones de los poderes públicos mejoren la vida de todas y todos. Luchar contra la discriminación por motivo de sexo, contra la exclusión de los lugares de decisión a las mujeres, contra la perpetuación de los roles tradicionales, contra la feminización de la pobreza….

Por todo estos hemos de pensar y actuar en femenino plural.

Monumento2

¿Todo sigue igual? DISTRIBUCION DEL TRABAJO DOMESTICO

Artículo publicado el 21 de noviembre de 2011 en El Inconformista N.º 1

Mi interés por este tema es antiguo y se debe en gran parte a mi propia biografía y experiencia de mujer, no tanto por el hecho de padecer en mí los efectos de esa división social del trabajo, sino más bien, ante la perplejidad de que una discriminación tan evidente, se mantenga a lo largo del tiempo, con las profundas transformaciones que sin duda han ocurrido en las últimas décadas.

Los avances en el ámbito legislativo y en muchos aspectos de la vida social que han tendido a mejorar la situación de las mujeres de nuestra cultura y a reconocer la igualdad de derechos y oportunidades, como principios irrenunciables a las sociedades occidentales, no ha acabado con las desigualdades y discriminaciones en la práctica social.

Tal es así, pocos aspectos han perdurado y perduran de una forma tan inamovible como la asignación, responsabilidad y realización del trabajo doméstico.

Por otro lado, en determinados momentos, en las crisis económicas o en las necesidades estructurales para mantener el funcionamiento de la economía de mercado, ponen en cuestión la factibilidad de algunos de los elementos más innovadores del continuo proceso del cambio social, hay la tendencia históricamente repetida de reforzar los valores más conservadores y de revivir el orden social más convencional, como remedio infalible a todas las amenazas percibidas. En esta tendencia, las mujeres siempre son invitadas a considerar las ventajas de asumir el papel más tradicional, tanto para su propio bienestar, como para el de toda la comunidad y muy especialmente, para el de su familia.

Ahora mismo, encuentro claros indicios en las políticas españolas, como para identificar un renovado espíritu conservador, promotor y protector del hogar y la familia, una política más o menos intensa de privatización de los servicios públicos y muy especialmente de la sanidad que evidencia su confianza en la iniciativa privada para dar servicios de calidad y bajo coste para la administración pública. Espero que estas iniciativas no impliquen que volverán a ser las mujeres las que ocupen el lugar que el estado de bienestar va abandonando haciéndose cargo de enfermos, discapacitados, ancianos……..

PENSAMIENTOS DE UNA INSOMNE

Estaba en el primer sueño cuando un wasap me ha despertado. ¡Olvide poner el móvil en silencio!, craso error, no de la envergadura del que cometió Marco Licinio Craso, al que debemos esta expresión, pero casi.

Después de unos intentos fallidos por volver a dormir, decido levantarme. Pongo la televisión, como no, repaso la oferta de programas y me aterrorizo al comprobar que el Bertín tiene como invitado al Josemari, lo que no despierta mi interés y me viene a la memoria esa época en que quedaba hipnotizada con la imagen y declaraciones de nuestro antiguo presidente, su expresión corporal no tenía precio, era la persona que más estaba encantada de conocerse que yo había visto en mi vida, intentando aparentar ser un listo incompetente que supongo es lo que le hubiera gustado ser.

Descarto la tele, descarto la lectura del libro que tengo sobre la mesa, a estas horas no puedo concentrarme, descarto comer algo, no tengo apetito y por fin enciendo el ordenador y comienzo a escribir el artículo para El Inconformista de este mes. Está resultando poco fluido y difícil de completar… siempre puedo guardar el archivo y termínalo en otro momento, aún tengo tiempo.

Ya estoy totalmente despejada y para evitar entrar en el desficio (palabra no muy utilizada en el argot actual, de uso más frecuente en la zona de la Comunidad Valenciana. Es un estado de ánimo que aúna aburrimiento, intranquilidad, nervios, ansiedad…) habitual, decido salir a la terraza y ejercer de jardinera autosuficiente. La oscuridad no me permite el ejercicio de uno de mis hobbies, pero si observar el trozo de ciudad que mi ubicación me ofrece. Un ciudadano camina por la acera de enfrente en dirección al cajero de Bankia, ¿Quién necesita un cajero a estas horas? Unos metros más allá un grupo de inmigrantes, pertrechados con gorra de béisbol (innecesario sin el sol en el cielo), hablan animadamente mientras esperan no sé qué. Un ruido de motor rompe el apreciado silencio, es el camión de la basura, dos individuos uniformados como manda el reglamento empujan los contenedores de residuos.

Empiezo a notar el frio y abandono el exterior para refugiarme en el cómodo sofá para echar un cigarro. Es el momento de planificar el día, a priori no parece que la jornada se presente complicada… empiezo a tener sueño… siempre me sucede lo mismo, quiero dormir cuando ya no hay tiempo…

Continuará…